Confinamiento y entrenamiento mental

Confinamiento y entrenamiento mental deportivo

En este artículo quisiera aportaros algunas ideas para hacer en este confinamiento un entrenamiento mental, es decir, aprovechar el confinamiento a nivel deportivo.

Estamos viviendo una situación nueva, cargada de incertidumbre, que ha desbaratado todos tus planes como deportista para esta temporada… Ya no puedes entrenar en las pistas, en el gimnasio, en la piscina… Esta situación de confinamiento es dura, eso no lo vamos a negar. Pero también es cierto que os ofrece una oportunidad de aprendizaje que puede revertir en vuestro rendimiento.

Pero ¿qué puedes aprender de todo esto? ¿cómo puedes aprovechar esas circunstancias para mejorar, para crecer como deportista?

Mi propuesta es que entrenes esas habilidades psicológicas que te permitan sacar lo mejor de ti, ahora, en los entrenamientos y, en competición. Y mindfulness es una herramienta fantástica para ello.

Mindfulness es entrenamiento atencional, pero con una actitud determinada. Una actitud de aceptación, de no juicio, de amabilidad. Y puedes empezar a practicarlo sin salir de casa.

La práctica de mindfulness te permitirá entrenar:

  1. La capacidad de dejar ir de tu mente todo aquello que no interesa durante la competición (los pensamientos, las dudas, las expectativas… el ruido mental) y de focalizar en los estímulos más relevantes para la tarea (aquellos que nos ayudan a llevar a cabo acciones eficientes). ¿Qué te parecería entrenar tu atención para ser capaz de eliminar el ruido de tu cabeza, apenas comiences a oírlo? ¿Qué te parecería jugar, saltar, correr, nadar… en silencio, sin ruido, atendiendo sólo a lo que importa?
  1. La capacidad de comunicarte mejor con tu cuerpo, de escucharlo, para saber si estás al límite o si todavía puedes un poquito más, para poder construir mejores representaciones mentales de tus acciones, es decir, para poder visualizar mejor, hilando cada vez más fino.
  1. La capacidad de aceptar para no quedarnos anclados en algo que ha pasado (un error, un punto perdido, una decisión arbitral que percibimos como injusta…), para ir hacia delante, para sumar… incluso también para aceptar el dolor, el cansancio, el sufrimiento…
  1. La capacidad de relacionarte mejor contigo mismo. De ser tu mejor aliado, tu mejor amigo, ese que tira de ti para ayudarte a que des lo mejor.
  1. La capacidad de generar estados emocionales positivos, importantísimos antes de una competición.  Es muchísimo mejor salir de casa, o del hotel, con esa sensación de que puedo fluir y dar lo mejor de mi, que salir con miedo, con inseguridad, con nerviosismo. ¿Qué te parecería ser capaz de generar ese estado?
  1. La capacidad de traer a un primer plano de la escena tus valores deportivos, lo que es realmente importante para ti, aquello que te mueve a no rendirte, a perseverar, a moverte siempre en dirección a tus metas.

¿Qué te parece? ¿Aprovechamos la oportunidad? ¿Sacamos algo bueno de todo esto?

Si estás interesado en empezar a practicar y quieres más información, no dudes en ponerte en contacto conmigo. Estaré encantada de ayudarte.

Deja una respuesta

Scroll hacia arriba