Entrenamiento psicológico

Entrenamiento psicológico, ¿para qué?

La psicología del deporte es el estudio científico de los factores psicológicos que influyen en el rendimiento deportivo.
Nuestros pensamientos
Nuestras emociones
Nuestras motivaciones
Nuestros procesos atencionales y nuestra conducta
Determinan nuestro RENDIMIENTO.

El entrenamiento psicológico te ayudará a:

Mejorar tu rendimiento

Estrategias como la visualización, el control del nivel de activación y la mejora de la concentración revierten directamente sobre una mejora del rendimiento. ¿Todavía no las entrenas?

 

Afrontar la presión de la competición

En la competición el deportista tiene que demostrar todo lo que es capaz de hacer. Esa exigencia, por sí sola, ya ejerce una gran presión sobre el deportista. A ello hay que añadirle que las expectativas de padres, amigos, entrenador y del propio deportista suman todavía más presión.
Que el deportista disponga de estrategias para mantenerse inmune a esa presión será fundamental para que pueda rendir al máximo.

Ajustar tu nivel de activación en la competición

El entrenamiento psicológico te ayudará a identificar tu nivel de activación óptimo; ese en el que eres capaz de rendir al 100% de tus posibilidades. Y, con distintas técnicas (biofeedback, relajación, respiración…), te ayudará a regularlo para que seas capaz de controlarlo.

Mejorar tu concentración

Estar concentrado implica atender única y exclusivamente a los estímulos que te ayudan a hacer bien lo que tienes que hacer. El resto de estímulos externos (público, marcador,…) o internos (pensamientos negativos…) son distractores y atender a ellos te aleja del máximo rendimiento.

Saber seleccionar los estímulos adecuados y mantener el foco atencional el tiempo necesario, te ayudará a tomar las mejores decisiones, a anticiparte con éxito, a realizar mejores acciones…

Mejorar tu confianza

Los pensamientos negativos, las dudas y el miedo al fracaso, generan ansiedad, dificultan la concentración y condicionan nuestra conducta en el terreno de juego. Mantener el equilibrio mental frente a las dificultades es una de las principales habilidades para dar lo mejor de nosotros mismos en cualquier circunstancia.

 

Mejorar tu motivación

El entrenamiento psicológico te ayudará a establecer metas adecuadas, metas que estén bajo tu control y que te lleven cada día a entrenar con ganas, a aumentar tu compromiso y, en definitiva, a mejorar tu rendimiento.

Afrontar la lesión y la vuelta al entrenamiento post-lesión

El entrenamiento psicológico te puede ayudar en la tolerancia al dolor, en el seguimiento del programa de rehabilitación, en la aceptación de no participar en partidos o competiciones.

Además, en la vuelta al entrenamiento pueden surgir el miedo a volver a lesionarse, o falta de confianza, que pueden limitar las posibilidades de éxito.

¿En qué consiste el entrenamiento psicológico?

El entrenamiento psicológico comienza con una evaluación de las necesidades del deportista. A partir de ahí se diseña un programa de entrenamiento psicológico individualizado para el deportista. El aprendizaje de las técnicas se realiza en sala, para posteriormente aplicarse en el entrenamiento y en la competición.

En la competición, el entrenamiento psicológico se materializa en un plan de competición que permita al deportista un mayor control en toda la situación competitiva (que empieza mucho antes de salir a jugar o a competir) y que incluya rutinas pre-ejecución que le permitan realizar acciones de la forma más efectiva.

 

Si estás interesado en recibir entrenamiento psicológico

Scroll hacia arriba